Seleccionar página

Por: Jogeir Toppe y Nelson Avdalov
https://www.infopesca.org/

Este artículo es muy importante, ya que conoceremos la elaboración de ensilados de pescado para su utilización en la alimentación animal, lo que constituye una forma eficiente y productiva para sacar provecho a partir de los residuos de pescados.

Como se conoce, el pescado tiene la característica de ser uno de los alimentos mas perecederos. Las pérdidas por diversos motivos, como fauna acompañante, pérdidas por captura y los residuos de procesamiento, son muy significativas, pudiéndose afirmar que en muchas ocasiones, es mayor al volumen que se descarta, en comparación del que es aprovechado para el consumo humano. Estas pérdidas (por fauna acompañante, por captura o residuos de procesamiento) pueden estimarse en valores que oscilan entre el 30 al 70%.

Existen varias tecnologías alternativas para la utilización de estos desperdicios, entre ellas la elaboración de ensilados, lo que reviste importancia especial por su bajo costo y fácil elaboración. Mediante la utilización de esta tecnología sencilla, el pescado y sus desechos son transformados en una sustancia líquida de consistencia pastosa, donde se conservan los valores bromatológicos del pescado en cuanto a sus contenidos en proteínas, minerales y lípidos, en la misma proporción que se encuentran en el pescado en su estado inicial. El ensilado de pescado es un valioso ingrediente cuando se utiliza en las raciones para alimentación animal, quedando demostrado que puede ser áltamente eficiente en la alimentación de cerdos, aves, así como peces.

Para la elaboración de ensilados de pescado no se requieren equipos caros ni sofisticados, y por tratarse de un método muy sencillo tampoco se requiere un entrenamiento muy complejo.

El producto obtenido consiste en una mezcla de proteínas del pescado hidrolizado y micronutrientes. Esto hace que el ensilado de pescado sea altamente bio – disponible y de alta digestibilidad para los animales a los que se incorpore este producto en la ración. Tratando de un proceso sencillo no requiere muchas medidas de seguridad con la excepción del manejo del ácido, para lo cual deben utilizarse gafas, guantes y ropa protectora durante la manipulación de este producto. Como se ha mencionado, el equipamiento requerido es sencillo, un molino para moler el producto, dimensionado de acuerdo a los volúmenes que serán procesados.

Cuando sean manejados grandes volúmenes, debe manejarse una bomba para trasladar el ensilado de un lado a otro, además de contar con tanques para el mezclado de los productos y otros para el almacenamiento. El producto obtenido tiene una vida útil en almacenamiento adecuado de más de un año, para lo cual, es esencial su agitado regularmente, su control y corrección del Ph.

Desde el punto de vista tecnológico el ensilado de pescado consiste en producir una hidrolisis completa de las proteínas y en un descenso del pH a 3.5 aproximadamente, de manera de mantener su preservación durante muchos meses. Para la elaboración de ensilado se puede utilizar pescado entero o sus residuos, siendo necesario incluir vísceras, lo que aporta las enzimas proteolíticas, coadyuvando al proceso de hidrolisis.

El proceso de ensilado de pescado consiste en:  la separación de los residuos triturados, llevando el producto a partículas de 1 mm de tamaño (para permitir una buena superficie de contacto), agitado, agregado de ácido fórmico (2 – 3%)  y almacenamiento. El producto además, mejora la palatibidad del alimento y le confiere propiedades antibacterianas, por su contenido en ácido fórmico (esto reduce la necesidad de utilizar antibióticos en las raciones)

Muchas veces sucede que, según las condiciones de temperatura y de las especies utilizadas, los lípidos (aceites y grasas) flotarán sobre el ensilado lo que fácilmente puede oxidarse disminuyendo la calidad del ensilaje. En este caso, debe separarse el aceite a través de un proceso de decantación que consiste en dejar de agitar, un tiempo para que se separe la parte acuosa y retirar el aceite sobrante, pudiéndose agregar al producto para evitar la oxidación.  Por su parte este aceite retirado puede ser un buen ingrediente en raciones particularmente para acuicultura.

Luego de terminado el proceso de ensilado se obtiene un producto con una humedad próxima al 80%, y un nivel de proteínas cercano al 15% y un nivel cenizas del orden del 4%.
El ensilado de pescado una vez preparado puede ser utilizado directamente como alimento, en forma directa lo cual es eficiente en la alimentación de cerdos, con elevadas tasas de crecimiento y reducidas tasas de mortalidad.

El ensilado de pescado también puede ser utilizado, mezclado con otros alimentos tales como granos u otros alimentos secos. La mezcla con estos alimentos secos, genera un producto húmedo que puede ser proporcionado directamente. El uso de los ensilados en alimentos extruidos, puede sustituir y remplazar a la harina de pescado (5 – 15%) y a la vez, remplazará al agua que es necesario  en este proceso.

Finalmente el ensilado puede ser un útil fertilizante al ser agregado alrededor del 2 – 5%, en el agua de riego de vegetales.

Escríbenos al Whatsapp